FORMACIÓN CONTINUADA
     
 

Atención de Enfermería en las pruebas metabólicas del recien nacido.
(1) Elsa Gil Mateu (1) Esther Valls Montesó (2) J.Antonio Forés Bellés.

 
     
 

A través de los programas de Detección Precoz Neonatal es posible el diagnóstico inmediato de determinadas enfermedades endocrino-metabólicas.

En todas las Comunidades Autónomas se realiza el Screening de la fenilcetonuria y el hipotiroidismo, pero además de estas, en cada centro de Detección precoz se establece cuáles son las enfermedades incluidas en su programa. Así por ejemplo en Cataluña desde 1999 realizamos también la Fibrosis Quística.

El propósito de este artículo es difundir una correcta ejecución de la técnica en la extracción de las muestras sanguíneas tanto por punción de talón como de vena para garantizar su validez y así evitar las secuelas de estas enfermedades mediante el establecimiento precoz del tratamiento adecuado.

Palabras clave: Pruebas de detección precoz, recién nacido, papel cromatográfico, punción talón, Enfermedades endocrino-metabólicas.

 
     
 

Through the newborn early detection programs it is possible to reach the immediate diagnosis of specific endocrine metabolic diseases.

The newborn screening of phenylketonuria (PKU) and hypothyroidism is carried out in all autonomous regions. Moreover, every early detection centre establishes the diseases that are included in its program. In Catalonia, for example, screening of cystic fibrosis is carried out since 1999.

This article aims to spread the correct execution in the blood samples extraction technique, both in heel and vein puncture, in order to guarantee their validity and avoid the negative effects of these diseases by means of the early establishment of the right treatment.

Key words: Early detection tests, Newborn, Chromatographic Paper, Heel Puncture, Endocrine Metabolic Diseases.

 
     
 

Introducción

En el año 1977 se aprueba el “Plan Nacional de Prevención de la Subnormalidad”, a partir de ese momento empieza la puesta en marcha de algunos centros de detección precoz neonatal, hasta llegar a la situación actual en la que existen 20 centros localizados en 16 comunidades autónomas, coordinados a través de la Comisión de Errores Metabólicos de la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular, que cubren prácticamente el 100% de los recién nacidos. [1]

La realización de estas pruebas conocidas también por la prueba del talón es un procedimiento de enfermería que actualmente se desempeña de manera frecuente tanto en la atención primaria como en las unidades de hospitalización. Esta técnica que si bien podemos decir es cotidiana, de fácil realización y que no solemos valorar con la adecuada importancia., adquiere una especial relevancia en el cuidado del recién nacido. Su desempeño riguroso es la principal garantía de la obtención y registro correcto de las muestras.

El objetivo de este artículo radica en la revisión bibliográfica, analizando información de libros, revistas científicas así como las bases de datos de Internet de los procedimientos de las pruebas metabólicas, así lo que se pretende es actualizar y difundir la técnica adecuada y los errores más frecuentemente cometidos, con el fin de asegurar el diagnóstico precoz y no retrasar el tratamiento.

Definición

Los programas de detección precoz neonatal de errores congénitos del metabolismo son programas dirigidos a la identificación y tratamiento precoz de las enfermedades endocrino-metabólicas que provocan una afectación severa del individuo y que se asocian con retraso mental. La intensidad del cual aumenta con el retraso en el diagnóstico y en la instauración del tratamiento paliativo antes del primer mes de vida.

La detección precoz debe dar cobertura al 100% de los recién nacidos vivos. Estos programas sistemáticos son voluntarios y la toma de muestras se lleva a cabo en centros de salud maternal, los cuales las envían por correo o mensajería a los Centros de Detección Neonatal.

Entre las enfermedades diagnosticadas en el programa de screening neonatal se encuentran la fenilcetonuria y el hipotiroidismo, estas están incluidas en todas las comunidades. Otras enfermedades diagnosticadas aunque no en todos los centros son: hiperfenilalaninemias, hiperplasia suprarrenal congénita, déficit de biotinidasa, fibrosis quística, galactosemia, hemoglobinopatías. A partir de 1999 se incluye en Cataluña y Baleares la Fibrosis Quística. A continuación describimos las enfermedades de diagnóstico común y la incluida en nuestra comunidad:

    •  La fenilcetonuria es una enfermedad hereditaria causada por una alteración en el metabolismo de las proteínas; el recién nacido no puede metabolizar el aminoácido fenilalamina, aminoácido esencial que se encuentra en la leche materna y en la leche de fórmula. De su acumulación en sangre puede resultar un retraso mental.

    •  El hipotiroidismo es la producción insuficiente de tiroxina por parte de la glándula tiroidea del recién nacido. El tratamiento temprano permite un crecimiento y un desarrollo neurológico normal. [2]

    •  Fibrosis Quística consiste en una enfermedad hereditaria, autosómica recesiva, transmitida por ambos padres y que altera el aparato respitatorio y digestivo al producirse una alteración en la secreción de moco.[3]

     

Objetivos

  • Hacer un recordatorio sobre las enfermedades que detecta el programa.
  • Conseguir una correcta realización de la técnica de extracción.
  • Evitar los errores más frecuentes.
  • Garantizar la validez de la prueba.

Método

[1] La obtención de la muestra de sangre periférica se puede realizar utilizando distintas técnicas:

A. Punción del talón, nombre con el que se conoce popularmente la prueba .
B. Punción de una vena, técnica menos dolorosa [1] y más rápida, por eso actualmente se utiliza cada vez más en los centros sanitarios.
C. Aprovechando la sangre de otra extracción.

A.  Punción del talón [4] [5] [6][7]

Material

  • Guantes no estériles;
  • gasas;
  • batea con agua caliente;
  • Alcohol de 70º;
  • lanceta;
  • apósito;
  • papel cromatográfico;
  • ficha de identificación.

 

Ejecución:

  1. Informar a los padres.
  2. Identificar el papel cromatográfico con el nombre y apellidos del recién nacido.
  3. Lavado de manos.
  4. Colocación de guantes no estériles.
  5. Calentar el pie del cual se va a extraer sangre introduciéndolo en una batea con agua templada, con el fin de producir vasodilatación incrementando así el flujo sanguíneo.
  6. Sujetar el talón con los dedos pulgar e índice.
  7. Secar con una compresa y desinfectar con torundas impregnadas en alcohol de 70º y dejar secar antes de proceder a la punción.
  8. Puncionar con una lanceta enérgica y perpendicularmente al lateral externo o interno del talón.
  9. Presionar de forma intermitente el talón para favorecer la formación de la gota de sangre.
  10. Impregnar los 6 círculos del papel en forma que traspasen a la otra cara, de manera que la mancha sea igual por delante que por detrás y evitando, si es posible, el contacto directo del cartón con la piel.
  11. Limpiar y comprimir el sitio de punción.
  12. Colocar apósito o gasa anudada al talón (en pretérminos y grandes inmaduros).
  13. Dejar secar la muestra protegiéndola con la gasa.
  14. Lavado de manos.

Registrar el procedimiento en la historia de enfermería y en el carné de salud del recién nacido.

 

B. Punción de una vena [1] [4]

Material

  • Guantes no estériles;
  • gases estériles;
  • alcohol de 70º;
  • tijeras estériles;
  • palometa o aguja subcutánea nº 25G.

 

Ejecución

  1. Informar a los padres.
  2. Identificar el papel cromatográfico con el nombre y apellidos del recién nacido.
  3. Lavado de manos.
  4. Colocación de guantes no estériles.
  5. Desinfectar la zona de punción con alcohol de 70º y dejarla secar antes de proceder a la punción
  6. Efectuar la punción de la vena.
  7. Impregnar los 6 círculos del papel en forma que traspasen a la otra cara.
  8. Limpiar y comprimir el sitio de punción.
  9. Colocar apósito
  10. Dejar secar la muestra protegiéndola con la gasa.
  11. Lavado de manos.
  12. Registrar el procedimiento en la historia de enfermería y el carné de salud del recién nacido.

Situaciones en que la muestra no es correcta
  • Sangre del cordón umbilical
  • Sangre obtenida a partir de catéter con alimentación parenteral o tratamiento
  • Sangre contaminada por excremento, orina,, dedos, alcohol o leche.
  • Sangre obtenida antes de las 48 horas de la primera toma de alimentación.
  • Sangre insuficiente (que los círculos no estén totalmente impregnados por las dos caras).
  • Cuando la muestra no se ha dejado secar.
  • Sangre obtenida del recién nacido después de una transfusión, debe esperarse entre 7 días (período mínimo) y 14 (período idóneo).
  • Aplicación de un exceso de sangre en el papel del filtro.
  • Aplicación de sangre en los dos lados del papel.
  • Muestra rayada o desgastada por la aplicación de sangre con tubo capilar.

Cuadro realizado a partir de las referencias bibliográficas. [5] [6]

Complicaciones Potenciales [3] [4]:

  • Sangrado excesivo por el punto de punción
  • Infección (se presenta un riesgo leve cuando hay ruptura de la piel)
  • Cicatriz (se presenta cuando se han realizado punciones múltiples en la misma área).
  • Formación de hematomas
  • Excepcionalmente en punciones del talón puede aparecer nódulos calcificados (por lo general suelen desaparecen alrededor de los 30 meses de edad).
  • Falsos resultados en extracciones del talón debido al daño de las células sanguíneas y la necesidad de repetir el examen con sangre extraída de una vena.

Anotaciones de enfermería

  • Rellenar la ficha de identificación: El personal de enfermería rellenará el apartado de la ficha, que específicamente consta como “Datos a rellenar por el personal sanitario” y facilitará la ficha a los padres para que rellenen el espacio de los “Datos del recién nacido a rellenar por los padres”. Posteriormente la recogerá y la introducirá con el papel cromatográfico habiendo comprobado que está perfectamente impregnado con la sangre del recién nacido totalmente seca e identificado con sus apellidos. Los sobres serán enviados al instituto de Bioquímica Clínica para obtener el resultado e iniciar la dieta adecuada o el tratamiento de los casos positivos lo más pronto posible. [5]

  • Registrar el día y la hora en que se han realizado las pruebas en el carné de salud del niño y en las observaciones de enfermería.
  • Anotar si ha habido posibles complicaciones en la técnica empleada.

Consideraciones especiales: [6] [7]

  • Es muy importante realizar la extracción a partir de las 48 horas de la primera toma de alimentación y antes de los 40 días del recién nacido.
  • Los círculos han de estar totalmente impregnados por delante y por detrás.
  • No pinchar en la curvatura posterior del talón, la distancia entre el hueso y la piel es mínima pudiéndose lesionar el hueso.
  • No utilizar povidona yodada, por el riesgo de absorción de yodo y falsos positivos en el resultado de la prueba.
  • Inmovilizar al niño correctamente para evitar lesionar otras estructuras
  • Evitar el uso de esparadrapo en niños prematuros y sustituir por una gasa anudada, para no producir agresiones en la piel.
  • Informar a los padres de la técnica, la metodología, y la finalidad de las pruebas.

Conclusiones:

La validez de la muestra depende de que la recogida sea correcta, tanto por la buena ejecución como por haberlo hecho en los plazos previstos por los distintos Centros de Detección Neonatal. De ahí se desprende la importancia de la enfermera en la realización y el control de que ningún niño quede fuera del programa, así como en la información a los padres, para que estos sean conscientes de la trascendencia que puede tener el seguimiento estricto del programa para el futuro de su hijo.

El rol a desarrollar es de suma importancia ya que con una técnica correcta se pueden diagnosticar y tratar enfermedades de vital importancia. Para ello es necesario que enfermería conozca el procedimiento, objetivo que ha pretendido cumplir el presente artículo.

 
     
 
 

BIBLIOGRAFIA
[1] Albert Mallafré, C.; Torralbas Ortega; J.; Jiménez Molina, M.; Detección Precoz de Metabolopatías Congénitas en Neonatología. A: Temario del tratado de ECCPN. Disponible a la www.eccpn.aibarra.org/temario/seccion2/capitulo40/capitulo40.htm . Actualizat: 30/12/2005

[2] Ruiz González, M.D.; Martínez Barellas; M.R.; González Carrión; P.; Enfermería de la Mujer. Madrid : Difusión Avances de Enfermería; 2000

[3 Ruiz González, M.D.; Martínez Barellas; M.R.; González Carrión; P.; Enfermería del Niño y Adolescente. Madrid: Difusión Avances de Enfermería; 2000

[4] Medline Plus. Enciclopedia Médica: Muestra capilar. Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. y los Institutos Nacionales de la Salud. [en línea]. Actualizat: 16/6/2005. Disponible a la www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003427.htm

[5] Bellón Elipe, M.I.; Mena Moreno, M.C.; Collado Gómez, R; Extracción de Muestras de sangre. A: Temario del Tatado ECCPN Disponible a la www.eccpn.aibarra.org/temario/seccion2/capitulo33/capitulo33.htm

[6] Generalitat de catalunya. Departament de Sanitat i Seguretat Social. Protocol d'Assistència al Part i al Puerperi i d'Atenció al Nadó. Barcelona: Direcció General de Salut Pública; 2003.

[7 Blanco Curví, S.; Guillén Cortijo, V; Carro Bravo, M.A.; Herranz Márquez, N.; García de la Mano , B.; Martín Falcón, V.; Pruebas Metabólicas Neonatales. Rev. Metas de Enf. Jul-Ag. 2003; nº57: 6-10

 
 
 
 

(1)Diplomadas en Enfermería. Hospital Verge de la Cinta. Tortosa. Servicio Obstetricia-Ginecología. Elsa Gil Mateu: jfbelles@terra.es
(2)Aux. Enfermería. Hospital Verge de la Cinta. Tortosa. Servicio de Urgencias



La fotografia de los recién nacidos está autorizada por los padres

 
 
 
     
  La obesidad infantil y los trastornos de la conducta alimentaria abordados desde el Centro de Atención
Ruth Martin Cardizales
 
     
 
Uno de los cambios más importantes a nivel de pediatría que se ha producido en los últimos 20 años ha sido la emergencia de una serie de nuevas enfermedades crónicas, entre ellas destaca la obesidad (1-2). Siendo la prevalencia de la obesidad en niños/as y adolescentes en España del 13,9% (en hombres 15,6% y en mujeres 12,0%) y del 26,3% del sobrepeso. (3) Se ha descrito como factores de riesgo de obesidad, el deterioro de nuestra conducta alimentaria mayoritariamente, y la disminución del ejercicio físico. Estos dos factores tienen una gran influencia en la ecuación del equilibrio energético, pero al mismo tiempo son factores de riesgo modificables.
Palabras clave: pediatría, obesidad infantil, trastornos conducta alimentaria, enfermedades crónicas.
 
     
 

Hay dos grandes consecuencias de la obesidad en la etapa infantil. La primera es el aumento del riesgo de desarrollo de enfermedades como la diabetes mellitus, hipertensión arterial, esteatosis hepática no alcohólica, ovarios poliquísticos, síndrome de la apnea del sueño y enfermedades cardiovasculares; y la segunda consecuencia, y no por eso menos importante, son los cambios psicológicos que pueden llegar a afectar al niño de manera permanente. Cuanto más pequeño es el niño obeso, más riesgo de desarrollar complicaciones en la vida adulta. Se calcula que más del 50% de los niños obesos de 6 años lo serán en la edad adulta y en más de un 75% en los niños de 10 años, con el riesgo de salud que esto conlleva. (3)

Dada la importancia que para la salud pública supone el aumento de la obesidad infantil, la dificultad del tratamiento, la co-morbilidad, y el riesgo de sufrir obesidad en la edad adulta, es evidente que se ha de realizar un gran esfuerzo colectivo para llevar a término programas de prevención. Estos programas son especialmente importantes en la edad infantil y en la adolescencia, puesto que es menos difícil promover la adquisición de hábitos alimentarios y estilos de vida más saludables en estos grupos de edad que modificar las conductas adquiridas en la edad adulta. La programación de una adecuada prevención del sobrepeso y de la obesidad es tan importante que ha sido el punto más relevante de muchos proyectos de salud nacional e internacional. onlleva. (3)

La programación de una adecuada prevención del sobrepeso y de la obesidad es tan importante que ha sido el punto más relevante de muchos proyectos de salud nacional e internacional.

El 16 de noviembre del 2006, los 48 países de la rama Europea de la Organización Mundial de la Salud firmaron una carta contra la obesidad. La carta estipula que se deberán poder llegar a progresos perceptibles en 4-5 años en la mayoría de los países, sobre todo, por el que se refiere a los niños y a los adolescentes, y debería ser posible invertir la tendencia para 2015 como máximo.(3)

Esta problemática de la disminución de la actividad física y desequilibrios en la alimentación va unido a un aumento de los cánones de belleza, el estereotipo de mujer 10, el culto al cuerpo y la consideración del éxito social, profesional y personal relacionado con la imagen corporal. Tal y como se describe en un análisis realizado por el Dr. Toro sobre “la cultura de la delgadez”, nuestra sociedad tiende a considerar dieta sana a una alimentación baja en calorías, y cuerpo sano, al libre de grasa (5).

Este tipo de sociedad crea las bases patológicas idóneas dónde los trastornos de la conducta alimentaria crecen y afianzan sus raíces. Los trastornos del comportamiento alimentario (TCA) se caracterizan por ser trastornos cognitivos y alteraciones conductuales asociados a la dieta, al peso y la figura corporal. En nuestro entorno se estima que la prevalencia de TCA en la adolescencia es del 4,7% en las mujeres y del 0,9% en los hombres.

Dada la importancia que comporta el aumento de la obesidad infantil y TCA en la salud física, emocional y familiar así como en la salud pública, es evidente que se deben hacer esfuerzos a nivel individual, familiar y comunitario para su prevención primaria, secundaria y terciaria.

La prevención primaria a nivel de las escuelas, familia y comunidad es fundamental para evitar el inicio de este tipo de trastornos. Mediante la prevención secundaria, basada en el diagnóstico precoz y tratamiento de los TCA se mejora el pronóstico de estos; y con la prevención terciaria se reducen las complicaciones de esta patología, evitando un riesgo a los pacientes..10

Es de vital necesidad la aplicación de actividades de educación, motivación, valoración, tratamiento y seguimiento en una consulta específica liderada por profesionales formatos para este trabajo dentro de las áreas básicas de salud.

Los TCA y la obesidad infantil son un problema biopsicosocial que deben ser abordados desde la Atención Primaria, dada la posición privilegiada para su detección; el diagnóstico y el tratamiento precoz constituye la base para el mejor pronóstico; estas patologías merecen una implicación más directa por parte de los profesionales sanitarios de la Atención Primaria con el fin de detectar los signos de alarma y establecer un diagnóstico precoz que lleve a la derivación rápida a los servicios especializados de Salud Mental y a la valoración y control posterior del tratamiento y las complicaciones médicas.

Es importante establecer medidas preventivas y educar, desde la primaria y específicamente desde una consulta especializada sobre TCA y obesidad. Educar sobre hábitos alimentarios, refuerzo de la autoestima y la imagen corporal, refuerzo de la relaciones familiares y proporcionar información veraz desde el Centro de Salud, escuelas de primaria, institutos, asociaciones de padres y madres (AMPA), profesionales en contacto con el grupo de riesgo como profesores, educadores deportivos y profesionales de la salud.

Desde el centro de salud CASAP Can Bou, en la población de Castelldefels, ya funciona desde el mes de enero esta consulta específica de nutrición en Atención Primaria (CENAP), creada y liderada por una enfermera comunitaria especializada en nutrición, educadora en obesidad infantil y especializada en TCA, que sigue la misma filosofía expuesta anteriormente.

El objetivo general es fomentar la salud física, psíquica y emocional del grupo de riesgo y de su familia, trabajando a nivel de tres esferas, la conducta alimentaria, los hábitos higiénico-dietéticos y la participación familiar. Coordinados siempre con los centros de salud mental de referencia y el asesoramiento de otros profesionales especializados. La derivación interna de los pacientes sigue unos criterios de inclusión y se rige por unos protocolos internos que hacen el circuito más dinámico y sencillo.

Otras tareas de CENAP es la educación a padres y madres, profesores de centros educativos y profesionales de la salud, así como la realización de grupos de trabajos con los niños, adolescentes, padres y madres.

La fuerza y la ilusión, la accesibilidad de la dirección y el empuje personal ha hecho que se pueda llevar a término esta consulta y que desde su inicio dé frutos, con mejoras reales tanto a nivel físico, psíquico y familiar.

Quizás la combinación de los conocimientos, la capacidad de coordinación y trabajo en equipo, junto con la tolerancia y el trato humano, sea la receta para el tratamiento y seguimiento de estos tipos de trastornos.

 
     
 

Ruth Martin Cardizales. Enfermera del Centro de Salud “Can Bou”. Castelldefels